guarderia bilingue

Cuanto cuesta dar una educación bilingüe para los niños

Curiosidades

Hoy en día, un segundo idioma es necesario en todas las áreas de nuestra vida. Y es que muchos estudios afirman que el bilingüismo no solo incrementa la atención, sino que también mejora la memoria de las personas que lo practican, puede incluso retrasar el Alzheimer. Utilizar ambos idiomas resulta ser un estímulo para nuestro cerebro, de tal forma que este lo almacena como una “reserva cognitiva”.

Lo cierto es que, cuanto antes se empiece a aprender un idioma, más se adquiere de este. Y no cabe duda de que el idioma por excelencia es el inglés.

Cabe resaltar las diferencias significativas entre aprender un idioma y recibir clases. Esto quiere decir cuando un niño vive día a día con ese idioma, escucha, canta y pronuncia. El niño convive en sus rutinas con un segundo idioma y, por ello, tendrá más capacidad para hacerse con ese idioma que otro niño que simplemente va a clases particulares o lo recibe dos horas diarias en el colegio.

Bebés aprendiendo inglés

La edad elegida para empezar con un segundo idioma se traslada a los 6-8 meses de edad, ya que en esa etapa es cuando el niño absorbe como una esponja los conocimientos y actitudes adquiridas que luego conformarán su personalidad.

Un ejemplo de esta edad temprana para aprender lo puedes encontrar en esta guardería bilingüe que viven día a día con el inglés. A muy corto plazo, los niños que acuden a ella son capaces de pronunciar palabras, reconocer sonidos y entender lo que se les pide en inglés. Eso sin perder de vista algo muy importante en un niño, que es el juego como método de aprendizaje.

Y es que no cabe duda que en una guardería donde los profesores hablan con los niños en inglés, juegan con ellos en inglés y ellos interactúan, el aprendizaje se hace de tal forma, que los niños acaban dominando ese segundo idioma como su lengua materna.

¿Cuánto invertimos en esa educación bilingüe?

Como todo, la educación de nuestros hijos es lo principal, pero no puede desequilibrar nuestra capacidad adquisitiva, así que, antes de plantear el reforzar a tu hijo con clases de inglés, te recomiendo que ese dinero lo inviertas en un futuro para que viaje al país de origen y aprenda verdaderamente el idioma.

Tienes que tener presente que, para que un niño aprenda un idioma, tienen que hablarle mucho y que ellos tengan la posibilidad de dialogar con ellos, si no nuestro esfuerzo económico no tendrá el resultado esperado. Elige un lugar donde tu hijo pueda interactuar, divertirse y que sea un juego, será de la única forma que aprenda el idioma y quiera continuar con ese aprendizaje en casa.

Si, por el contrario, tienes un bebé escoge una guardería en la que pueda empezar a absorber el idioma y no le suponga un esfuerzo conforme vaya creciendo. Pero no te olvides de que cualquier momento es bueno para seguir aprendiendo un idioma, incluso ahora puede ser tu momento. ¿Hablas perfectamente dos idiomas?.

The following two tabs change content below.

Clara Rodríguez

Experta analítica y siempre aficionada en televisiones y todo lo relacionado con ello.