cocinas-de-hogar

Diferencias entre una cocina de gas y una vitrocerámica

Curiosidades

Todas tienen ventajas, pero la elección que realices dependerá de costumbres y necesidades. El mercado presenta diferentes tipos de cocinas en lo que a sistema de cocción se refiere y gas o vitrocerámica es una decisión que deberás tomar tras un análisis. Seguidamente, detallamos las características de los que principales sistemas del mercado:

Los principales tipos de cocina

Gas: son económicas porque el gas es más barato que la electricidad y también son más rápidas, ya que no tienes que esperar a que la superficie de cocción se caliente para empezar a cocinar. Sus desventajas tienen que ver con la limpieza (la zona de cocción no es plana) y con la obligatoriedad de someter a revisiones periódicas la instalación de gas que las alimenta.

Otras ventajas son que la intensidad de la llama es regulable, que permiten utilizar cualquier tipo de recipiente y que son, a decir por los puristas, las que permiten una cocción más ortodoxa, ya que la fuente de calor es una llama, lo que les aproxima a las antiguas cocinas de carbón y leña. Por eso, las utilizan los profesionales. Una buena elección si te decides por ellas son las cocinas de gas Vitrokitchen. Existe también otro interesante modelo que comercializa también Vitrokitchen y es la vitrocerámica a gas

Vitrocerámica a gas

Su apariencia es la de una vitrocerámica clásica, pero funcionan con gas butano, gas propano o gas natural y en España las distribuye Vitrokitchen. Además de estar conectadas a una instalación de gas o una bombona de butano que alimenta los quemadores situados bajo la superficie de cocción acristalada; necesitan de una conexión eléctrica para el encendido, aunque el consumo es ínfimo e incorporaran una batería que permite usarlas durante veinticuatro horas si hay un corte de luz. Es tan sencilla de limpiar como una vitrocerámica clásica, tan estética como una cocina de inducción y tan económica como una cocina de gas.

Vitrocerámicas: son cocinas muy fáciles de limpiar y estéticamente más atractivas que las clásicas cocinas de gas. Regulan su potencia mediante controles sensitivos muy sencillos y de cuidado diseño que se manejan con un solo dedo. Hasta ahí las ventajas. Como inconvenientes; son más lentas porque tardan en calentarse y hasta entonces no se puede cocinar, funcionan con electricidad y son, por tanto, menos económicas. Señalar también que su higiene requiere de productos especiales.

Inducción: aparentemente son iguales que las vitrocerámicas, pero con funcionamiento distinto. En ellas, el calor lo genera un mecanismo de campos magnéticos que calienta directamente el recipiente. Por esa razón, hay que utilizar en ellas sartenes, cazos y cazuelas especiales. Es más rápida y, por tanto, más económica que la clásica vitrocerámica. Su superficie de cocción no está caliente, por lo que resulta menos peligrosa si hay niños. En cuanto a su limpieza, presenta los mismos inconvenientes que la vitrocerámica.

Placas eléctricas: un sistema antiguo, lento y barato en lo que a instalación se refiere, pero consumen mucho y son muy lentas a la hora de cocinar. Permiten usar cualquier tipo de recipiente pero mantienen el calor mucho tiempo, por lo que resultan peligrosas.

The following two tabs change content below.

Clara Rodríguez

Experta analítica y siempre aficionada en televisiones y todo lo relacionado con ello.